jueves, 20 de septiembre de 2012

La crisis económica mundial

El racionalismo político ha puesto siempre de manifiesto uno de los defectos mas grandes de la sociedad, cual es, el egoísmo humano. Cuando el ser humano se desprende de todo tipo de consideraciones éticas y morales, y solo se escucha así mismo, hace que tenga razón la frase de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.
La crisis económica mundial, la última que se inicia a finales de los 90 del siglo XX, puso de manifiesto la necesidad de mantener un equilibrio de ingresos y gastos reales. La sociedad americana alimentó la idea del poder y la hegemonía, que sus políticos habían puesto de manifiesto desde la era Reagan con la guerra de las galaxias. Las inversiones americanas mostraron que se basaban en un engaño económico, donde el papel (¡que sufrido es!) enmascaraba la situación real de sus finanzas. El estornudo americano con las perdidas cuantitativas, fruto de las guerras abiertas con Iraq y Afganistán; sus contiendas de policía del mundo y su egoísmo y prepotencia, han mostrado la cara mas marga de esa nación que hasta entonces parecía un gigante que nadie podía vencer. ¡Error!, se tropieza otra vez con la misma piedra, que su contienda con Vietnam años antes, le había puesto con estas últimas escaramuzas.
La caída de Wall Street, que en cifras fue superior al del año 1929, se ha zanjado con el encarcelamiento de algunas cabezas importantes, públicas, por supuesto, pero no políticas, pero a costa de los bolsillos de los contribuyentes. La importante caída de empleo, ya de por sí deteriorado por las malas condiciones y desigualdades de rentas americanas, la perdida de poder adquisitivo, el gran déficit público y la caída del PIB, han hecho que el presidente Obama se pusiera las pilas en el 2009 y tratara de contener la caída de su Imperio.
Por otra parte la Europa del euro ha tenido que revisar sus cuentas; también sus finanzas han demostrado no estar suficientemente aseguradas, el Estado de bienestar empieza a sufrir la situación, y los avances de los estados socialdemócratas tienen que hacer concesiones. Unos países europeos han sido capaces de darse cuenta y actúan pronto ante la crisis, otros como Grecia, Portugal y España, lo han hecho mas tarde. A pesar de la crítica de muchos, el euro ha salvado los muebles de Grecia; Portugal ve la situación y está poniendo sus barbas a remojar. En cuanto a España, paradojas de la vida, un gobierno socialista ha tenido que imponer, tarde y mal, políticas antisociales para salir, ¿airoso?, de una situación que debería haber afrontado antes. Se habla de la burbuja inmobiliaria, de la falta de control del gasto en las familias, de que se gasta mas de lo que se tiene, pero yo pregunto ¿no será que el gobierno perdió el control del gasto público y de las entidades bancarias? ¿Por qué, metidos en crisis, aun se daban créditos superiores a la capacidad de su reintegro?.
Como al principio decía, el egoísmo abrió, al actual gobierno socialista, la creación de empleo ficticio, abriendo las puertas a la inmigración sin control alguno, manteniendo el gasto público en acciones bélicas y ayudas sociales que no podía ni debía hacer, y sobre todo no haber sido lo suficientemente sincero para mostrar la verdadera situación del país. La crisis económica mundial ha mostrado, una vez mas, que debemos ser cautelosos, ¿racionalistas prácticos?, y que en el hoy se debe contemplar siempre el mañana.
Articulo de Opinión de José Antonio Puig para el examen de Relaciones Internacionales de la Licenciatura de Sociología (Febrero 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada